¿Cuáles son las mejores poses para una sesión de fotografía corporativa?

Vamos a resolver una de las preguntas más comunes que me hacen: ¿Cuáles son las mejores poses para una sesión de fotografía corporativa?

¿Cuáles son las mejores poses para una sesión de fotografía corporativa?

La fotografía corporativa es una herramienta importante para cualquier persona que quiera potenciar su marca personal, proyectando una imagen profesional y confiable. Pero normalmente no somos modelos y por tanto no sabemos posar. Por ello te voy ayudar con una de las preguntas más comunes que me hacen mis clientes: ¿Cuáles son las mejores poses para una sesión de fotografía corporativa?

Existen muchas poses diferentes que se pueden utilizar durante una sesión de fotografía corporativa, dependerá de utilizar unas u otras según el objetivo de la sesión y de su finalidad. Ten en cuenta que algunas de las poses más populares son: posar de pie con los brazos cruzados, sentado con una pierna cruzada, y de pie con una pierna adelantada. Estas poses ayudan a proyectar una imagen segura y confiada.

Otra pose que siempre funciona es la posición en cuclillas o sentado en una silla con una pierna cruzada, esto ayuda a proyectar una imagen relajada y natural. Piensa en usar elementos de apoyo o attrezzo como sillas, taburetes, mesas… te permitirán sentirte más como y no forzar la postura.

También se pueden utilizar poses dinámicas como de pie con un brazo en el hombro o una pierna adelantada, esto permite a proyectar una imagen de movimiento y energía.

Es importante también considerar la expresión del rostro, una sonrisa natural y una mirada directa a la cámara ayudan a proyectar una imagen amistosa y confiada.

En resumen, las mejores poses para una sesión de fotografía corporativa dependerán del objetivo de la sesión y de la personalidad de la persona que se va a fotografiar. Intenta salir natural sin parecer forzado, así lograras el retrato corporativo perfecto.